Aprende

¿Qué es Bitcoin?

Definición de Bitcoin

A continuación explicaremos los puntos más importantes para conocer lo que es Bitcoin:

Para restar algo de la confusión que rodea a las bitcoin, tenemos que dividirlo en dos partes. Por un lado, tenemos la moneda-bitcoin, un fragmento de código que representa la propiedad de un concepto digital —similar a un pagaré virtual—. Por otro lado, está el protocolo-bitcoin, una red diseminada que mantiene un libro de cuentas de las monedas bitcoin. A ambos se les conoce como “bitcoin”.

El sistema permite enviar pagos entre usuarios sin pasar por una autoridad central, como un banco o una pasarela de pago. Se creó y se mantiene de manera electrónica. Las bitcoin no se imprimen, como los dólares o los euros —se producen de manera informática por todo el mundo utilizando software gratuito—.

Fue el primer ejemplo de lo que hoy conocemos como criptomonedas, un tipo de activos en crecimiento que comparten algunas características con las monedas tradicionales, con verificación basada en la criptografía.

¿Quién las creó?

Un desarrollador de software bajo el seudónimo de Satoshi Nakamoto propuso las bitcoin en 2008, como forma de pago electrónico basado en pruebas matemáticas. La idea era producir un medio de cambio, independiente de cualquier autoridad central, que pudiera ser transferida electrónicamente de un modo seguro, verificable e inmutable.

Hasta el día de hoy, nadie sabe quién es realmente Satoshi Nakamoto

¿En qué se diferencia de las monedas tradicionales?

Las bitcoin pueden utilizarse para pagar electrónicamente, si ambas partes lo desean. En ese sentido, es como los dólares, euros o yenes convencionales, con los que también se puede comerciar electrónicamente.

No obstante se diferencia de las monedas digitales fiduciarias en diversas e importantes cuestiones:

1 – Descentralización

La característica más importante de bitcoin es que está descentralizado. Ninguna institución en absoluto controla la red de bitcoin. Se mantiene por un grupo de codificadores voluntarios, y funciona gracias a una red abierta de ordenadores dedicados repartidos por todo el mundo. Esto atrae a los individuos y grupos que no están cómodos con el control que tienen los bancos e instituciones gubernamentales sobre su dinero.

Bitcoin resuelve el problema del “doble gasto” de las monedas electrónicas (en el cual los activos digitales pueden ser copiados y reutilizados fácilmente) a través de una ingeniosa combinación de criptografía e incentivos económicos. En monedas electrónicas fiduciarias, esta función la llevan a cabo los bancos, lo que les otorga el control sobre el sistema tradicional. Con bitcoin, la integridad de las transacciones se mantiene gracias a una red repartida y abierta, que no es propiedad de nadie.

2 – Suministro limitado

Las monedas fiduciarias (dólares, euros, yenes, etc.) poseen un suministro ilimitado —el banco central puede emitir tanto como deseen, y puede intentar manipular el valor de una moneda en relación con otras—. Los propietarios de la moneda (y especialmente los ciudadanos con pocas alternativas) soportan ese coste.

Con bitcoin, por otro lado, el suministro está firmemente controlado por un algoritmo subyacente. Un pequeño número de bitcoin nuevas surge cada hora, y continuará haciéndolo de manera menguante hasta que se alcance un máximo de 21 millones. Esto hace de bitcoin más atractivo como un activo —en teoría, si la demanda crece y el suministro permanece inalterable, el valor crecerá—.

3 – Alias

Mientras que las personas que envían pagos electrónicos tradicionales son comúnmente identificados (con motivos de verificación, y para cumplir con legislaciones antiblanqueo y demás), los usuarios de bitcoin en teoría operan desde el semianonimato. Ya que no existe un “validador” central, los usuarios no necesitan identificarse cuando envían bitcoin a otro usuario. Cuando se lleva a cabo una petición de transacción, el protocolo comprueba todas las transacciones previas para confirmar que el emisor dispone de los bitcoin necesarios además de la autoridad para enviarlos. El sistema no necesita saber su identidad.

En la práctica, cada usuario se identifica por la dirección de su cartera. Las transacciones pueden, con cierto esfuerzo, ser rastreadas de este modo. También, los organismos de seguridad han desarrollado métodos para identificar a los usuarios en caso necesario.

Además, la mayoría de los intercambios requieren por ley realizar la confirmación de identidad de sus clientes antes de que se les permita comprar o vender bitcoin, para facilitar otra forma de rastreo del uso de bitcoin. Ya que la red es transparente, el progreso de cualquier transacción es visible para todos.

Esto hace que bitcoin no sea la moneda idónea para criminales, terroristas o el blanqueo de dinero.

4 – Inmutabilidad

Las transacciones de bitcoin no pueden ser revertidas, a diferencia de las transacciones electrónicas fiduciarias. Esto es porque no existe un “auditor” central que pueda decir “vale, se devuelve el dinero”. Si una transacción está grabada en la red y pasa más de una hora, es imposible de modificar.

Aunque esto puede inquietar a algunos, significa que cada transacción de la red de bitcoin no puede ser falsificada.

5 – Divisibilidad

A la unidad más pequeña de bitcoin se la llama satoshi. Es una cienmillonésima parte de un bitcoin (0,00000001) —a los precios actuales, alrededor de una centésima de céntimo (de dólar). Esto podría posiblemente permitir microtransacciones que las monedas electrónicas tradicionales no podrían.

Deja un comentario

Debes estar registrado para publicar un comentario Login

Deja un comentario

To Top

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Recibirás toda la información que necesitas para estar al día de todo lo relacionado con el mundo de las Criptomonedas.

You have Successfully Subscribed!